sábado, 1 de octubre de 2016

Sentimiento agridulce

Cada vez que la veía sentía que su corazón se iba a salir del pecho. No podía dejar de mirarla, de quererla a escondidas. Ella, sumergida en su mundo, era una ignorante al no darse cuenta de nada. A veces sus miradas se cruzaban. A él le brillaban los ojos y por dentro sonreía. Ella, sin embargo, lo miraba normal y apartaba la mirada al instante. "Tengo la mala costumbre de enamorarme de quien no debo" pensaba el muchacho y volvía cabizbajo a casa con la sonrisa rota y el corazón inundado en lágrimas. Los años pasaban y el sentimiento era agridulce. Nada había cambiado ni lo haría nunca. En el fondo lo sabía, pero trataba de engañarse pensando en que quizá si se acercara la cosa cambiaría. Lo que no sabía era que ella tenía el corazón roto y que nunca más podría volver a amar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario