jueves, 6 de octubre de 2016

El destino de Elián

    En  la  oscuridad  se  escondía el  monstruo  al  que  todos  temían.  Su  túnica  negra  arrastraba  por  el  suelo  formando  un  silencio  ensordecedor  que  hacía  temblar  hasta  al  más  valiente.  La  capucha  ocultaba  a  aquel  horrible  ser  sin  rostro  en  cuyas  manos  esqueléticas  portaba  una  hoz  con  firmeza.  A  nadie  le  daba  tiempo  a  gritar  cuando  aparecía  y  decía  “tu  hora  ha  llegado”.  En  un  movimiento  rápido  y  hábil,  se  llevaba  el  alma  de  las  personas  y  los  cuerpos  caían  al  suelo  formando  un  horrible  estruendo.  A  veces,  alguien  lo  escuchaba  y  gritaba  “la  Muerte,  la  Muerte  ha  llegado”  antes  de  salir  corriendo  aterrado.  Puertas  y  ventanas  se  cerraban  a  cal  y  canto  inmediatamente,  pero  eso  no  importaba.  Entraba  en  las  casas  traspasando  las  paredes,  apagaba  las  velas  encendidas  que  velaban  por  las  personas  y  actuaba  como  si  no  hubiera  mañana,  porque  para  ese  ser,  el  tiempo  no existía. 

    Cuenta  la  leyenda  que  antes  fue  un  hombre  honrado  con  mujer  e  hijos  a  los  que  amaba  con  locura.  Un  día,  por  capricho  del  destino  o  más  bien  por  fuerzas  oscuras,  una  sombra  casi  sin  forma  apareció  en  sus  vidas.  Esta  fue  a  llevarse  a  su  hija  más  pequeña  pero  él  se  antepuso  .  La  sombra  le  ofreció  un  trato  :  su  vida  a  cambio  de  la  de  su  hija  .  El  hombre  aceptó  y  entonces  le  arrancó  el  corazón  para  guardarlo  en  una  caja  de  cristal  .  Acto  seguido  ,  incumplió  su  trato  llevándose  a  sus  hijos  y  a  su  mujer  ,  sin  darles  tiempo  a  llorar  la  pérdida  de  aquel  buen  hombre  . 

    Aquel  ser  oscuro  arrasó  con  el  poblado  entero  y   volvió  a  las  profundidades  contento  por  el  trofeo  que  llevaba.  Una  vez  en  su  trono,  hizo  aparecer  el  cuerpo  del  hombre  al  que  le  había  robado  el  corazón.  Con  su  poderosa  magia,  hizo  que  el  cuerpo  inerte  empezara  a  arrancarse  la  piel  hasta  solo  quedar  hueso.  Al  levantarse  no  podía  caminar  por  lo  que  una  enorme  y  brillante  hoz  apareció  en  su  mano  junto  con  una  larga  túnica  negra.   “Ahora  eres  mi  esclavo.  Me  traerás  las  almas  de  quien  yo  pida”.  Y  fue  así  cómo  un  hombre  puro  de  corazón  se  convirtió  en  un  monstruo,  en  un  ser  al  que  todos  temerían,  en  alguien  de  quien  todos  huirían,  en…  la  Muerte.  Dicen  que  la  sombra  sin  forma  guardó  la caja  de  cristal  en  un  sitio  secreto  para  que  jamás  fuera  encontrada,  ya  que  si  se  le  devolviera  el  corazón,  la  Muerte  desaparecería. 

    Tras  miles  de  años,  en  una  pequeña  ciudad  nacieron  dos  niños  destinados  a  ser  grandes  amigos.  Crecieron  en  un  barrio  marginado  socialmente,  pero  para  ellos  la  felicidad  estaba  en  la  riqueza  del  amor,  no  del  dinero,  y  de  eso  tenían  mucho.  A  pesar  de  no  haber  muchos  recursos,  uno  de  los  niños,  Elián,  era  muy  inteligente  y  astuto.  Después  de  las  clases  se  quedaba  un  buen  rato  en  la  pequeña  biblioteca  del  instituto  para  seguir  aprendiendo.  Le  encantaba  leer,  sobre  todo  literatura  fantástica.  Simón,  su  gran  amigo,  se  quedaba  con  él  y  dibujaba  los  personajes  de  los  libros  que  leía.  Tenía  verdadero  talento  y  soñaba  con  ser  un  gran  pintor  algún  día.  “Serás  el  orgullo  de  la  familia”  decía  su  madre  animándolo. 

    Una  tarde,  después  de  terminar  un  partido  de  baloncesto,  Elián  y  Simón  se  despidieron  antes  de  entrar  en  casa.  Aquella  misma  noche,  cuando  Simón  estaba  a  punto  de  meterse  en  la  cama,  sintió  que  la  habitación  se  enfriaba  cada  vez  más  y  que  se  sumía  en  la  penumbra.  “¡  Zas  !”  El  cuerpo  del  joven  cayó  al  suelo  formando  un  eco  en  el  silencio  de  la  noche.  Su  madre  corrió  a  ver  qué  pasaba,  y  al  ver  a  su  hijo  en  el  suelo,  se  tiró  a  su  lado.  Viendo  que  no  respiraba  ni  tenía  pulso,  lo  cogió  en  su  regazo  y  gritó  de  dolor.  Su  corazón  se  había  partido  en  mil  pedazos  y  no  podía  dejar  de  llorar.  Los  vecinos,  entre  ellos  Elián  y  sus  padres,  entraron  empujando  la  puerta  al  escuchar  el  escándalo.  Cuando  el  joven  vio  a  su  amigo,  se  alejó  corriendo  hasta  quedarse  sin  aliento.  Cayó  de  rodillas  y  empezó  a  llorar.  Su  padre  llegó  al  poco  tiempo  y  le  abrazó.  “No  se  ha  ido  del  todo.  Su  alma  siempre  estará  contigo  hijo,  con  todos  nosotros”.  

    Al  cabo  de  dos  días,  fue  el  entierro  de  Simón.  El  día  era  gris  y  las  nubes  amenazaban  con  llover.  Hacía  mucho  frío  pero  a  nadie  le  importaba.  Todos  estaban  cabizbajos  y  con  los  ojos  llorosos.  Cada  día  que  pasaba  era  aún  peor   que  el  anterior.  Nada  volvería  a  ser  igual  por  aquel  barrio. 

    Elián  se  evadía  más  y  más  en  la  lectura.  Un  día  pasó  por  una  librería  y  vio  en  el  escaparate  un  libro  sobre  la  Muerte.  Pasó  un  tiempo  hasta  que  pudo  comprarlo,  y  una  vez  que  lo  consiguió  lo  devoró.  Hubo  un  pasaje  que  le  llamó  mucho  la  atención:  “…  escondió  la  caja  de  cristal  con  el  corazón  en  un  lugar  secreto,  porque  si  alguien  lo  encontraba,  supondría  el  fin  de  la  Muerte”.  Sabía  que  era  una  leyenda,  pero  ¿y  si  fuera  verdad?  Y  en  ese  caso,  ¿dónde  estaría  la  caja  de  cristal? 

    Aquella  noche,  como  si  algo  o  alguien  lo  impulsara,  Elián  subió  a  la  azotea  del  bloque  de  pisos.  Se  apoyó  en  el  muro  y  estuvo  un  buen  rato  observando  las  estrellas.  Cuando  se  dio  la  vuelta  para  irse,  vio  que  del  cielo  descendía  algo.  Tenía  dos  enormes  alas  y  una  túnica  blanca  que  le  llegaba  a  los  pies.  Portaba  en  su  mano  derecha  un  enorme  cetro  con  una  esfera  azul,  el  mismo  color  que  le  iluminaba  por  completo. 

    - Sé  que  ahora  mismo  te  estarás  haciendo  muchas  preguntas,  pero  no  es  el  momento  de  responderlas.  Aquello  que  tú  crees  como  leyenda,  no  lo  es  Elián.  Tu  alma  rebosa  luz  y  tu  corazón  bombea  sangre  de  luchador.  En  tu  destino  está  escrito  que  seas  tú  el  que  derrote  a  la  Muerte.  Ya  sé  que  morir  es  algo  natural,  no  me  mires  así.  El  problema  está  cuando  la  gente  se  va  antes  de  tiempo,  como  tu  amigo  Simón.  No  debes  tener  miedo  pues  yo  te  enseñaré  todo  lo  que  debes  saber.  Por  favor,  vuelve  mañana  a  la  misma  hora.  

    Elián,  estupefacto  por  la  presencia  de  aquel  ser  y  por  la  idea  de  que  le  podía  leer  la  mente,  se  quedó  allí  parado  hasta  pasados  unos  minutos.  Tenía  que  asumir  lo  ocurrido,  pero  aún  así,  prometió  volver  mañana  y  juró  vengar  la  muerte  de  su  amigo.  Esa  noche  apenas  pudo  dormir.  Cada  vez  que  recordaba  las  palabras  que  le  había  dicho,  le  asaltaban  más  preguntas.  ¿Por  qué  él?  ¿Cómo  iba  a  derrotar  a  un  fantasma  o  lo  que  fuera?  ¿Y  cómo  iba  a  encontrar  esa  maldita  caja?  Se  sentía  muy  presionado  y  después  de  dar  muchas  vueltas  en  la  cama,  consiguió  quedarse  dormido. 

    A  la  siguiente  noche,  volvió  a  la  azotea  a  la  misma  hora  tal  y  como  le  dijo  aquel  ser  alado.  No  aparecía  y  Elián  se  cansaba  de  esperar.  Por  un  instante  pensó  que  quizá  se  hubiera  vuelto  loco  y  que  todo  lo  que  había  visto  era  solo  un  sueño.  Decidió  marcharse,  pero  cuando  estaba  a  dos  pasos  de  la  puerta,  cayó  al  suelo  inconsciente.  Al  despertarse  se  llevó  las  manos  a  los  ojos  para  protegerlos  de  la  intensa  luz  que  lo  cubría  todo.  Poco  a  poco  se  fue  acostumbrando  y  pudo  ver  lo  que  le  rodeaba.  Estaba  en  una  gran  pista  de  obstáculos,  o  al  menos,  eso  creía. 

    -Me  alegra  ver  que  has  venido  muchacho.  Empezaré  por  presentarme  antes  de  explicártelo  todo.  Mi  nombre  es  Rashel  y  soy  uno  de  los  guardianes  del  reino  de  los  cielos,  pero  ahora  seré  tu  maestro  y  protector.  Te  he  traído  a  la  sala  de  entrenamiento  para  formarte  y  bajo  ningún  concepto  podrás  salir  de  aquí.  
    -¿Por  qué  me  has  elegido  a  mí? 
    -Ya  te  dije  que  tenías  sangre  de  luchador  y  un  alma  pura.  Llevamos  siglos  esperándote.  Nuestro  poder  en  el  otro  lado  es  limitado  y  por  eso  te  necesitamos.  Ahora,  empezaremos  tu  entrenamiento  tanto  físico  como  intelectual.  En  una  batalla  no  todo  reside  en  la  fuerza. 

    Las  dudas  de  Elián  quedaban  poco  a  poco  resueltas.  Pasó  mucho  tiempo  entrenando  con  Rashel  hasta  que  pasados  varios  meses,  aquel  joven  se    convirtió  en  todo  un  guerrero.  Se  había  hecho  fuerte  como  un  roble  y  astuto  como  el  que  más.  Había  llegado  la  hora  y  lo  sabía.  Se  puso  la  armadura  que  le  había  dado  su  protector,  cogió  el  escudo  con  el  símbolo  de  un  árbol  y  la  reluciente  espada  forjada  con  la  piedra  más  dura  del  mundo,  el  ósjave. 
    -¿Cómo  voy  a  entrar  y  a  salir  de  allí?  Y  lo  más  importante,  ¿Cómo  voy  a  encontrar  la  caja? 
    -Paciencia  muchacho,  yo  me  encargaré  de  eso.  Una  vez  que  estés  allí  este  pequeñín  te  mostrará  el  camino.  Saluda  Lin.-  Un  pequeño  fénix  apareció  en  el  hombro  del  joven.-  Es  la  hora.  Buena  suerte  Elián. 

    El  joven  asintió  y  antes  de  poder  decir  nada  una  espesa  masa  lo  rodeó  sin  que  pudiera  ver  nada.  Cuando  se  disipó  pudo  ver  que  se  encontraba  en  una  especie  de  cueva.  Lin,  que  iba  en  el  hombro  de  Elián,  abrió  sus  diminutas  alas  y  alzó  el  vuelo.  En  ese  instante,  las  plumas  empezaron  a  arder  dejando  ver  el  camino.  Empezó  a  andar  siguiendo  al  ave,  pero  al  poco  se  oyeron  unas  voces  que  se  acercaban  a  ellos.  Rápidamente  se  escondieron  y  Lin  volvió  a  su  estado  original.  Viendo  que  el  peligro  había  pasado,  decidieron  continuar.  Elián  suspiró  profundamente,  tenía  un  nudo  en  el  estómago,  y  el  fénix  volvió  a  arder.  Al  recuperar  visibilidad,  vieron  que  un  perro  estaba  sentado  frente  a  ellos.  Empezó  a  gruñir  y  a  transformarse  en  un  horrible  monstruo  que  se  abalanzó  sobre  el  joven.  Se  protegió  con  el  escudo  y  sacó  la  espada.  Tras  un  breve  forcejeo  consiguió  derrotarlo. 

    -¡Intrusos!  ¡Intrusos! 

    Aquello  se  había  convertido  en  una  bomba  de  relojería.  Empapado  en  sudor  y  sangre,  corrió  siguiendo  al  ave  arrasando  con  todo  obstáculo  que  se  ponía  en  su  camino,  hasta  atravesar  casi  sin  darse  cuenta  una  pared.  Entraron  en  una  habitación  oscura  llena  de  espejos  en  cuyo  centro  se  encontraba  una  caja.  “Elián”  alguien  susurraba  su  nombre.  Sin  pensarlo  dos  veces  fue  al  centro  de  la  habitación  donde  estaba  la  caja.  Estaba  vacía. 

    -Joven  ingenuo  ¿De  veras  pensabas  que  te  lo  iba  a  poner  tan  fácil?-  Rió  irónicamente.  -  Que  empiece  el  juego. 

    El  suelo  tembló  bajo  sus  pies  y  cayó  junto  con  Elián  quedándose  inconsciente  al  chocar  contra  el  nuevo  suelo.  Lin  le  picaba  para  que  despertara,  sin  éxito.  Entonces  una  lágrima  brotó  de  sus  negros  ojos  y  se  filtró  por  los  poros  de  la  piel  del  muchacho  iluminándose  por  cada  herida  que  curaba.  Despertó  y  acarició  al  pequeño  pájaro  dándole  las  gracias.  Al  levantarse  pudo  ver  que  estaba  rodeado  de  sombras.  Se  puso  en  guardia  y  Lin  se  transformó  hasta  convertirse  en  un  enorme  fénix  que  lanzó  plumas  de  fuego  contra  aquellas  sombras  que  empezaban  a  acercarse.  Desaparecieron  al  momento,  al  igual  que  Lin  que  se  convirtió  en  cenizas.  “Volveremos  a  vernos  amigo”  susurró  en  su  mente  . 

    A  punto  de  enfundar  la  espada  vio  que  se  acercaba  otra  sombra,  pero  esta  era  diferente.  Tomó  la  forma  de  su  amigo  Simón  y  no  pudo  evitar  que  dos  lágrimas  cayeran  por  sus  mejillas  ahora  rojas  por  el  sofocante  calor.  Volvió  a  ponerse  en  guardia.  Sabía  que  no  era  el  verdadero  Simón  aunque  su  corazón  anhelaba  que  así  fuera.  Empezaron  a  luchar  y  Elián  no  hacía  más  que  recibir  golpes,  lo  que  fuera  aquello  sabía  su  punto  débil.  Recordó  entonces  su  juramento  y  la  rabia  avivó  su  fuerza.  La  pelea  cobró  intensidad  y  el  muchacho  fue  remontando  hasta  que  su  espada  atravesó  el  pecho  del  falso  Simón.  Una  luz  brotó  de  ahí  y  salió  una  caja  de  cristal  con  un  corazón  dentro.  La  cogió  y  al  darse  la  vuelta  vio  a  la  Muerte  delante  de  él,  pero  estaba  quieta. 

    -Tempus  fugit  Elián.-  Se  oyó  la  voz  de  Rashel.-  Date  prisa,  no  podré  retenerlo  por  mucho  más  tiempo. 

    Sin  más  demora,  cogió  el  corazón  y  se  lo  puso  en  el  pecho  rompiéndole  las  costillas.  El  tiempo  volvió  a  correr  y  el  esqueleto  cayó  hacia  atrás  soltando  la  hoz.  Tal  y  como  la  leyenda  contaba,  la  Muerte  volvió  a  su  forma  humana  y  tras  exhalar  un  pequeño  suspiro  desapareció.  

    El  árbol  del  escudo  empezó  a  brillar  y  Elián  fue  transportado  hasta  la  azotea  donde  había  empezado  todo.  Unos  destellos  de  luces,  como  estrellas  fugaces,  subían  al  cielo  hasta  desaparecer.  Se  levantó  y  se  asomó  al  muro  para  poder  contemplarlo  mejor. 

    -Son  todas  las  almas  que  habían  sido  retenidas.  Ahora  podrán  descansar. 
    -Rashel,  ¿se  ha  acabado  todo? 
    -Todo  por  ahora  muchacho.  Nuestros  mundos  están  en  continua  guerra,  pero  siempre  que  ganemos  no  habrá  por  qué  preocuparse.  Te  estamos  muy  agradecidos  y  por  eso  quiero  que  te  quedes  con  Lin.-  El  pequeño  fénix  volvió  a  aparecer  en  el  hombro  de  Elián  y  se  le  dibujó  una  amplia  sonrisa  en  la  comisura  de  su  boca.-  Por  cierto,  aquí  el  tiempo  no  ha  pasado  y  por  eso  vuelves  a  tener  tu  estado  físico. 

    Elián  se  miró  y  comprobó  que  era  verdad.  Cuando  levantó  la  vista  Rashel  ya  no  estaba,  pero  eso  no  impidió  que  mirara  al  cielo  y  le  diera  las  gracias.  Estaba  seguro  de   que  le  estaría  observando.  Giró  sobre  sus  talones  y  volvió  a  casa  con  su  nuevo  amigo  para  continuar  con  las  nuevas  aventuras  que  le  depararía  el  destino. 























5 comentarios:

  1. Amiga, me ha super encantado tu relato! Me ha gustado mucho la leyenda que has creado al rededor de esa figura que siempre nos perseguirá y que siempre ha llamado tanto mi atención, hasta sus siluetas colgadas en las puertas durante las fiestas de Halloween. Enhorabuena, Fátima! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana. Qué alegría que te haya gustado tanto. La verdad que el relato surgió porque pensé en escribir sobre la muerte. Quise darle un aire nuevo con su aparición pero a la vez conservar ese toque clásico con el que todos la conocemos. Mil gracias una vez más. Me has arrancado una sonrisa. Me animas mucho con tus comentarios a seguir. Un enorme abrazo y otro beso para ti también guapísima!

      Eliminar
  2. Muito boa história. Mas achei-a muito comprida para colocar em um blog, voce deveria projetar escrever um livro. Parabéns.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada siento no poder responderte en tu mismo idioma. Gracias Marcelo lo pararte a leer mi relato a pesar de su longitud. Tienes razón en cuanto a eso. Lo del libro ya lo estoy pensando. A ver qué sale. Gracias una vez más. Un saludo!

      Eliminar
  3. Muito boa história. Mas achei-a muito comprida para colocar em um blog, voce deveria projetar escrever um livro. Parabéns.

    ResponderEliminar