martes, 16 de agosto de 2016

Un suspiro de amor eterno


En la tranquilidad de la noche,
en la que todo el mundo duerme,
se escucha un profundo suspiro
que anhela el corazón de una joven.

Con botella de aguardiente en mano
y cigarro encendido en boca,
pasa las horas de desvelo.

Con cada trago de ese brebaje,
sus mejillas enrojecen.
Con cada cigarro fumado,
sus pulmones ennegrecen.

Explosiva y mortal mezcla
se rebuja en su interior.
No puede parar de toser
y el aire se va esfumando.

En un balcón de algún lugar,
un licor cae a cascada,
un cigarro se consume
y un cuerpo se desploma.

En algún rincón secreto,
dos almas se vuelven a cruzar.
El suspiro se desvanece
y un nuevo pálpito aparece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario