miércoles, 31 de agosto de 2016

La ladrona de poesías

    Estaba cansada de oír falsas promesas, de oír hermosas palabras que acababan cayendo en un vacío para después descomponerse con el tiempo y de recibir caricias y sonrisas a las que le faltaba el cariño. Estaba cansada de llorar porque no dejaban de herir su alegre corazón. Estaba tan cansada de la rutina…que dijo “hasta aquí llegué”.

    Su corazón se volvió oscuro y sombrío. Se volvió en contra del amor, ese ya no existía ni para ella ni para nadie. Y por eso decidió destruir todo aquello que gritara a los cuatro vientos AMOR. Se convirtió en una ladrona de poesías, esas que embelesaban a las personas a las que iban dirigidas, pero que carecían de valor alguno.

    Cuando alguien iba a decirle cosas tiernas a su pareja, aparecía y le hacía callar. Le arrancaba las palabras de donde nacían y se las llevaba para encender una pira con ella. En la oscuridad de la noche, en un lugar alejado de todo las palabras de esos poemas salían despedidos como un profundo ahogo y morían al poco.

    Poco a poco las calles se fueron llenando de odio y rencor. El mismo que ella sentía. Pero la culpa no era suya, sino de las personas que la habían llevado a convertirse en aquel ser monstruoso y repugnante. Pero si tenía la culpa de haber destruido el poco amor que quedaba en la Tierra. Y fue por eso, por lo que nadie más volvió a amar jamás en la vida.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado este cuento, perfectamente podías escribir un libro de fábulas!
    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ana! Eso voy a tener que hacer escribir un libro con muchas fábulas o relatos. Muy buen consejo. Un abrazo!😊

    ResponderEliminar
  3. Buenas Fátima. Una gran idea, bien ejecutada. Lo mejor de todo es que esa situación que describes creo que se está dando en la práctica, parece que somos cada vez más insensibles, cada vez más individuales... No sé si tu personaje anda sembrando el caos por las calles, o si por el contrario es un mal necesario... Muy interesante!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Rafael! ¡Qué alegría que te guste! Por mi parte veo que se está dando, por eso surgió el relato. Si te cuento un secreto, casi todos mis relatos tienen algo de veracidad aunque sea una pizca. Pues no sabría qué decirte sobre mi personaje, solo que no estaría mal que existiera una parte de ella, pero que no destruyera lo poco bueno que queda, porque aunque sea poco, existe. Y eso es lo que da esperanza. Una vez más gracias!Tus palabras me alagan. Seguimos leyéndonos.

    ResponderEliminar