jueves, 29 de diciembre de 2016

Copos de nieve -- Diego Alonso R.



¿Qué estoy haciendo? Es la única frase escrita en la pantalla. Su imaginación esta apagada, ya no es el gran escritor del pasado. Y el lo sabe bien, pero no puede rendirse tan fácil, aunque no falta mucho. Su mente está agotada. Por eso se sirve otro vaso de whisky, coge el abrigo y se marcha.

 No está seguro de que hace, solo necesitaba salir de casa. Despejarse un poco, dejar de beber. Mientras camina piensa en como llegó a eso. Antes era un buen escritor, nunca fue famoso, pero era bueno. Sabía sacarse las historias de la cabeza, darles vida sobre el papel. Tal vez ya no tenga una historia que contar. En eso pensaba cuando pasó por enfrente al parque. No pudo evitar mirar a los niños, habían creado la más épica de las guerras, con bolas de nieve. No pudo evitar sonreír y sentir un profundo dolor.

 Su aliento se condensa en el aire y le encanta. Desde pequeño le gusta, es la confirmación de que es invierno. O tal vez solo es imbécil, es otra posibilidad. Sin darse cuenta termina pensando en la navidad. Es algo inevitable, sin importar a donde mire algo se lo recuerda. Una casa con luces, los arboles del pueblo decorados, o las niñas jugando. Es algo que no puede evitar, algo que tiene que evitar. Por lo que acelera el paso, tiene que llegar a casa.

 Por fin regresa a casa, cierra y se apoya en la puerta. Mantiene sus ojos cerrados, necesita concentrarse. Casi le da un ataque al abrirlos. Todo estaba lleno de luces navideñas, colgadas de un lado al otro, es hermoso. No le gusta, tiene que escapar, se da la vuelta para salir pero ya no hay una puerta por la que huir. Mira a todos lados desesperado, entonces se da cuenta. En medio de la sala hay una mesa llena de dulces navideños, con una silla a cada lado. Y solo una una silla está libre.

 Se acerca con cuidado, no sabe como reaccionara a esto. En la silla hay alguien sentado. No podría decirse con claridad si es hombre o mujer, solo alguien. Tiene una larga melena gris y parece que no tiene fuerzas. No aparenta ser feliz.

- Sientan te, por favor. - Su voz es dulce, tanto que duele escucharle. Pero el hombre le hace caso y se sienta en la otra silla.

- Has tardado en venir a verme.

- ¿Venir a verte? Si es mi casa.- No sabe con quien habla, pero tiene que saber como salir de ahí.

- ¿No recuerdas este lugar? Entiendo, todavía te duele.

- ¿Qué? No sé de que hablas, pero tengo que salir de aquí. Dime donde esta la salida.- Pero no obtuvo respuesta. El ser solo le miro a los ojos, parecían querer gritar algo. No pudo evitar apartar la mirada.

- Entiendo, ya no confías en mí.- No deja de mirar al escritor.

- Lo siento, pero ya dije que no se de que hablas. Ni siquiera te conozco.

- Entiendo, ¿Tampoco conocías a Sara?

- ¿Qué? Mira, esto ya no tiene gracia. Dime donde está la salida.- Se nota que está nervioso.

- Cuando estaba ella eras más feliz, lo pasábamos bien juntos. Lo hecho de menos.- Sus ojos se apagaron un poco.

- Te repito que no sé quien eres y no hables de ella.

- ¿Por qué? ¿Acaso quieres olvidarla? No puedes, es parte de todo. Al igual que yo.

- ¡Ya basta! No entiendo nada de esto, pero no pienso aguantarte más, me voy.- Lo dijo mientras se levanta y se marcha hacía las escaleras, buscando otra salida.

- Ella no quiere verte así, le haces daño. - El hombre dejó de andar. Esta de espaldas pero cualquiera podría ver que esta enfadado.

- ¿Qué has dicho? - Tuvo que esforzarse para no gritar.

- Le haces daño.

- ¡No te atrevas a decirme eso! ¡No puedo hacerle daño, no puede sentir nada, porque está muerta! Muerta. - Sin darse cuenta había vuelto sobre sus pasos y ahora agarra al visitante por los hombros.

- Yo sí la veo.- Las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos. Al verlo el escritor le soltó.

- No quería asustarte, pero deja de mentirme. No tiene gracia.

- ¡No miento! Ella está aquí, siempre lo ha estado. Y tú te niegas a verlo, por eso lloramos.- Cada vez llora con más intensidad.

- ¿Aquí? - Quiso decir algo más pero no pudo hacerlo. Se dio cuenta de donde estaba. Es la casa donde vivía hace dos años. Mientras el ser seguía llorando, ahora desesperado.

- No puede ser, es mi casa ...- El hombre sintió de nuevo ese dolor en su pecho.

- Es nuestra casa, por favor recuerdanos. No puedes olvidarnos.- El ser no deja de llorar, pero ahora le mira a los ojos.

- ¿Sara? Es imposible, tienes sus ojos.- Se miran y el dolor crece, aunque el ser esta sonriendo. Una imagen extraña ya que no deja de llorar, aunque con menos intensidad.

- Nos recuerdas, todavía nos recuerdas cariño.- Ya no era la misma voz, era la voz de Sara.

- Claro, nunca podría olvidarte.- El escritor se acerco a ella, sus ojos estaban vidriosos.

- ¿Entonces por qué intentas olvidarnos? ¿ Por qué insistes en ser infeliz?- Con cada palabra su pelo se hizo un poco más oscuro.

- Es que no puedo ser feliz sin ti, te hecho de menos, siempre lo hago. Por eso intenté olvidarte, pero no soy capaz. - El dolor es demasiado grande, las lágrimas caen sin poder ser contenidas.

- Pero no debes olvidarnos, somos parte de ti. Tienes que recordarnos, al final el dolor se hará soportable y podrás seguir. Pero debes aceptarnos.- Ella le acarició la cara y por un momento el hombre sintió que estaba vivo.

- Espera.. ¿Por qué hablas en plural? - Estaba tan emocionado que no se dio cuenta hasta ahora.

- Porque debes recordarnos a las dos, a mí y a tu felicidad.- Ella sonrió y por fin pudo ver de nuevo su rostro.

- ¿Mi felicidad? No lo entiendo. Sabes que te necesito para ser feliz.

- No. Fuiste feliz antes de mí y seguirás siéndolo. Solo tienes que recordar. Vuelve a ser tú, por favor.

 Antes de que el pudiera hablar ella le abrazó. El no pudo contenerse y la apretó contra su cuerpo, quiere sentir de nuevo su calor, respirar su olor. Notarla de nuevo, se separa un poco y la besa. Nunca un beso fue tan placentero, aunque sentían sus lágrimas. Con los ojos cerrados es como si nunca se hubieran separado. Eran felices de nuevo. Pero al abrir los ojos volvía a estar solo en su casa.

Miró a su alrededor. Y tras limpiarse la cara se sentó, tenía que escribir.

Diego Alonso R.

Síguelo en su blog y en Twitter:




viernes, 16 de diciembre de 2016

Reseña: Historias y leyendas de los cuatro reinos

• Título: Historias y leyendas de los cuatro reinos. El Bosque Encantado 
• Autora: Amanecer González Cantero 
• Editorial: Círculo Rojo 
• Número de páginas: 356 
• Sipnosis: Amira, una joven de diecisiete años, se ve obligada a emprender un inolvidable viaje a través de los tres reinos aliados para salvar la vida de su padre y de su prometido, Ansol, que han partido para combatir en la guerra que se desarrolla en el Reino del Oeste. Amira intentará desenmascarar a Magnus, el tiránico monarca del Reino del Norte, cuyos planes van más allá de lo que nadie intuye. En el camino conoce a Erac, un joven enigmático y misterioso que se ofrece a acompañarla en su aventura. Mientras Amira realiza un largo y peligroso viaje por los reinos aliados, Ansol tratará de repeler la invasión del Reino del Norte. Pero nada es lo que parece. La historia está repleta de magia, aventuras, combates a espada, viajes imposibles, seres extraordinarios y oscuros secretos. 

¡Hola letreros! ¿Qué tal os fue la semana? Espero que bien y que aprovechéis el finde para descansar y leer mucho. Hoy os traigo un súper libro!! Es un libro de fantasía y tengo que decir que es uno de los mejores que me he leído. 

El libro engancha de principio a fin, está lleno de sorpresas por cada rincón y misterios que se desvelan conforme la historia avanza. Amor, magia, traición, una gran guerra… Se lee fácilmente por el hecho de que siempre te deja la duda de lo que va a pasar a continuación. Una de las cosas que me ha gustado mucho y que por ahora no he visto en ningún otro libro que aborde el tema de la guerra, es que las mujeres también participan en ella. Me ha llamado la atención ese gesto igualitario. Otra cosa que me ha gustado es la evolución de la protagonista y de personajes secundarios. La historia gira en torno a Amira, una chica joven que vive acomodada en un castillo con sus padres y sus dos hermanas. A pesar de los convencionalismos de tener que comportarse como una señorita, la chica rompe con ello ayudando a su padre a manejar las tierras que los rodean e instruyéndose para el combate. Al final de la historia se puede apreciar una gran evolución en ella, en Ansol (su prometido) y en Erac (su mejor amigo). En un principio la paz reina por todos los reinos, a excepción de uno que plantea desde hace tiempo la guerra (no desvelaré los motivos). Cuando los planes de este último empiezan a llevarse a cabo, los tres jóvenes deberán dejar atrás los miedos para enfrentarse a su destino diría yo. Y la magia les acompañará en su camino. Para terminar, quiero deciros que el final me ha dejado boquiabierta. No me lo esperaba para nada. Me encantaría contároslo pero rompería así la magia de la historia. Tenéis este libro más que recomendado para mí. Si os gusta la literatura fantástica, no os lo podéis perder!!! 


Podéis encontrar el libro en amazon y puedes seguir a esta maravillosa autora en Twitter como @amanecergra

viernes, 9 de diciembre de 2016

Nuestro caos perfecto

    Nos sentamos en un banco. Él me miró en el silencio de las carentes palabras y yo intuí en sus ojos que quería saber de mí. Quería saber cuál era mi historia. Me levanté y me puse a andar delante de él, de arriba a abajo, pisando las hojas marrones que caían de los árboles interrumpiendo de una vez aquel incómodo silencio. Suspiré profundamente, necesitaba coger aire para lo que iba a decirle.  Contar tu propia historia era algo difícil aunque pareciera lo contrario.

    Las palabras empezaron a salir solas de mi alma. No había planificado discurso alguno así que me trabé alguna que otra vez. Estaba nerviosa, jamás le había contado tantas cosas de mí a alguien, pero había algo en él que me transmitía paz, que me relajaba y me hacía sentir como si flotara por las nuebes, algo que me hacía confiar plenamente en él. Era una sensación agradable. Seguía contando mi historia: mis alegrías, mis caídas, todo lo bueno y todo lo malo...mientras seguía andando. Estaba cada vez más mareada por dar tantas vueltas. Él no me quitaba ojo, o por lo menos eso creía, desde que empecé a hablar solo miraba las hojas que cada vez estaban más rotas por las suelas de mis zapatos.

    Cuando soplé la última palabra, me cogió de la mano. Lo noté un poco brusco y noté el corazón en la garganta. No me esperaba aquello. Tuve que hacerme la valiente para mirarle a los ojos, a esos ojos negros que sabían penetrar mi interior mejor que nadie. En ese momento se me vino a la cabeza el día que nos conocimos. Haría un año o así, a finales de otoño, cuando nos chocamos en una esquina. Estaba lloviendo y no llevaba paragüas por lo que estaba empapada. Iba corriendo por la acera sin mirar, distraída en mis pensamientos como de costumbre. De repente, al llegar a la esquina de la heladería de Javier, me vi en el suelo mezclándome con el barro que se había formado. Una mano surgió entre la cortina de agua para ayudarme y ahí estaba él, con su cálida sonrisa queriendo ayudarme. Sonreí sin darme cuenta al recordarlo.

    Otro tirón de la mano me hizo volver en mí. Me devolvió la sonrisa sin saber el por qué de la mía. Viendo su tranquilidad me atreví a preguntar:
    -Después de ver el caos que es mi vida, ¿sigues queriendo estar a mi lado?
  -¿Sabes? Hace mucho tiempo que ando buscando la perfección, y la he encontrado en tu imperfección. Eres la única que ama su propio caos y en eso consiste mi perfección. -Hizo una pausa y me sonrió antes de hablar de nuevo- ¿Y tú? ¿Quieres formar parte de mi caos? Yo también tengo el mío propio, ¿sabes? Pero esa es otra historia. -Me guiñó un ojo y no pude evitar reírme soltándole un sí de por medio.

    Volvió a tirarme de la mano a la vez que se levantaba, quedando nuestros cuerpos casi pegados, rozándose. Me besó y nos fuimos dejando atrás al banco, cuyas hojas habían sido testigos no ya de mi historia, si no del comienzo de nuestra historia. Nuestro caos perfecto.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Inocencia

    Odiaba profundamente tu ceguera. No llegaba a comprenderla y eso me frustraba. Era incapaz de entender tu punto de vista, quizá porque éramos la noche y el día. El caso era que me sofocaba que no me comprendieras. No creías mis palabras a pesar de que no era la única que te las decía. ¿A qué querías aferrarte con tantas ganas? Nunca llegué a preguntártelo, me daba miedo tu respuesta. Temía ponerme a llorar como una cría ante tus terribles pero inocentes palabras. Quizá la respuesta a todo aquello fuera eso, tu inocencia.

    Pasaban los días y un fuerte muro se iba construyendo entre nuestros cuerpos. Lo que fuera que nos unía se estaba rompiendo y nos estaba destrozando las vidas. Debía hacer algo pero no sabía qué. No podía seguir tus palabras, ni tú las mías...¿qué solución podía haber ahí si éramos incapaces de dar nuestros brazos a torcer? Si algo aprendí hace tiempo es que el hombre es un ser testarudo y orgulloso. Puede que ese fuera el problema después de todo, nuestro gran error.

    Al final tuvimos que separarnos, no porque quisiéramos, sino porque era necesario. Hoy me pregunto si me recuerdas, si piensas en mi con cariño. Yo puse tu foto en medio del salón para saludarte cada mañana y dedicarte una sonrisa que escondía un enorme perdón.

    Espero la llegada de mis nietos, quienes cada día me preguntan por e ti, ¿sabes? Desde el primer día les llamaste la atención. Siempre les digo que esa mujer de la foto es la persona más inocente y buena que jamás he conocido, y después les cuento una de aquellas historias que me solías contar cuando nos tomábamos un café por la tarde. ¡Qué tiempos aquellos! ¡Cuánto te echo de menos! Sé que no te lo decía apenas y que ya es tarde pero, siempre te voy a querer y te voy a recordar por tu bendita inocencia, aunque ella fuera la culpable de nuestra separación.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Reseña: El grito de los murciélagos

¡Hola letreros! ¿Cómo os ha ido la semana? Hoy es domingo de reseña!! Os traigo El grito de los murciélagos del autor independiente Jesús Carnerero. Aquí abajo os pongo la ficha técnica:
•Título: El grito de los murciélagos
•Autor: Jesús Carnerero
•Nº de páginas: 434
•Sipnosis: La rutina de un joven que sobrevive a trompicones trabajando como camarero, y que solo piensa en escribir y en vivir de lo que escribe –compaginando a duras penas vocación con obligación-, se verá trastocada con el regreso de un viejo amigo, Víctor, quien con su extraño comportamiento lo acabará empujando al borde del precipicio de la cordura, la que Víctor parece haber perdido en alguna parte del camino hacia la adultez, hasta llegar a un extremo patético, casi surreal, del que el protagonista únicamente podrá librarse deshaciéndose con contundencia de esa amistad y de su recuerdo. Una historia sobre escritura y amistad, soledad y amor, sueños y vida, lucha y cansancio, letras y realidad.

<<Escribe. Y cuando no estés escribiendo, piensa en escribir>>.
<<Obra urbana e intimista, con un toque intenso de novela negra; se trata de un trabajo fulminante, cumbre y clave en la carrera literaria de este joven y prometedor autor independiente>>. Miriam Beizana Vigo (Marafariña. Odas las horas mueren)

¿No os encanta la portada de este libro? Con ella me pensaba que me iba a encontrar una novela de fantasía o algo así pero no. Aunque tiene sucesos ficticios, el libro es más bien realista. Me he sentido identificada en algunos aspectos como cuando el protagonista quiere escribir pero no tiene tiempo debido a su trabajo. Los que me leáis ya sabéis que tengo el blog muy olvidado. También he estado en el lado opuesto del prota cuando ayudó tanto a su viejo amigo, a pesar del tiempo que estuvo desaparecido y de su actitud extraña y grotesca al volver. Si yo hubiera estado en su lugar, hubiera tomado parte del grupo de amigos que no querían saber nada de él.

Bueno en mi opinión tengo aspectos buenos y malos que comentar aunque predominan los buenos. Empezando por lo malo, me he aburrido un poquito en algunas escenas y hay otras que se me han hecho un poquito largas. Estaba deseando saber qué era lo que iba a pasar y tardaba un poquito en llegar, pero bueno en compensación diré que las descripciones de los escenarios y los pensamientos de los personajes están muy bien relatados.

Siguiendo por lo bueno, me ha encantado que el final esté relacionado con el inicio (de esa parte no os digo más para no desvelar nada, ya sabéis que me gusta mantener el misterio). También me ha gustado mucho que todos los personajes que salen en esta novela estén relacionados entre sí de una forma u otra. Me hubiera gustado empezar esta reseña recomendando este libro para todos aquellos escritores que, como yo, se están adentrando en este mundo. Sin embargo, ya en el prólogo se anuncia que no es un libro de escritores para escritores y de eso me di cuenta conforme fui avanzando. A pesar de ello, sí que es verdad que se refleja perfectamente el panorama y lo difícil que es ese mundo, más para un autor independiente como lo es Jesús. No lo he dicho antes, pero la novela está narrada en primera persona y es el propio autor el protagonista. Otra cosa a apuntar aquí, y creo que ya es la última, es la importancia que toman los samuráis. Una clave enorme para el final. Os adelanto que es un poquito desagradable, pero a mí me ha sorprendido y me ha gustado. Me gustaría alargar más cada parte, pero ya sería desvelar su contenido. ¿Os animáis a leerla?

Resumiendo, no es uno de los mejores libros que he leído (me sigo aferrando a otros temas) pero os lo recomiendo. A pesar de que me haya aburrido como os he dicho antes en algunos momentos, me alegro de haber llegado hasta el final. Creo que este autor tiene talento y a muchos de vosotros os va a gustar.

Casi se me olvida!! Podéis encontrar el libro en Amazon y si queréis saber más sobre Jesús Carnerero o poneros en contacto con él, podéis hacerlo a través de twitter buscándolo como @sharkasmo.

sábado, 29 de octubre de 2016

El convento número 13

    Cuenta una vieja leyenda que un convento derruido por el paso del tiempo escondía un terrible secreto que acabaría con el atrevido que osara adentrarse en sus entrañas. Solo alguien conocía su secreto, pero no podía hablar de ello.
    Situado al final de un diminuto pueblo, con el número 13 grabado encima de la puerta tenía un aspecto normal a los ojos de todo el mundo. Sin embargo, era en su interior donde ocurría la gran catástrofe, que era silenciada por sus gruesos muros para no levantar sospecha. Es por eso por lo que apenas unos pocos creían en esa historia.
    El 31 de cada mes, 30 en su defecto, aparecía un gato negro que aguardaba en la puerta. Tenía la misión de alejar a los curiosos en ese día en el que la magia era poderosamente alta. Pero sus enormes ojos amarillos que transmitían secreto hacían que los pocos que creían en la leyenda del convento tuvieran más ansias por entrar y descubrir si esos hechos que se contaban eran reales o no.

    Sucedió que un 31 de octubre, un grupo de chavales tras observar durante meses el edificio y percatarse del detalle del gato, planearon entrar de madrugar para que nadie les viera. Eran las dos de la mañana cuando se reunieron en la puerta. El gato, como cada último día de mes, estaba allí sentado, pendiente del grupo de chavales que se acercaban a curiosear. Cuando ambos estuvieron a unos pasos de distancia, el gato se levantó y empezó a andar hacia ellos. Alzó la mirada implacable y un escalofrío fue recorriendo lentamente el cuerpo de cada uno de los jóvenes. Empezaron a dudar de si lo que iban a hacer sería buena idea o no, sin embargo, decidieron seguir adelante. La curiosidad era más fuerte que el miedo en esos momentos. El gato negro, al ver que su mirada no había surgido efecto, les adelantó y empezó a maullar con fiereza. Los pelos se le erizaron y se puso en posición de ataque. Por nada del mundo debía dejar que pasaran. En ese momento el grupo tuvo que retroceder. Desaparecieron en la oscuridad bajo la atenta mirada de aquel felino para pensar un plan b. Volvieron de nuevo al poco tiempo. El gato negro se extrañó al ver tan solo a dos de los cuatro miembros del grupo. Los dos muchachos se acercaron de nuevo al animal para hacer que este se acercase también. Fue entonces cuando los otros dos que faltaban aparecieron por atrás y apresaron al gato con un cubo de basura. Eliminado el inconveniente, ya podían entrar.
    La enorme puerta de madera desgastada y arañada por el tiempo, chirrió al abrirse. El interior estaba en total penumbra apenas se podía ver la entrada con los escasos rayos de la luna. Cuando terminaron de entrar, la puerta se cerró sola de un portazo y un nuevo escalofrío les recorrió el cuerpo, haciéndolos sudar esta vez. Encendieron las linternas de sus smartphones y no pudieron salir de su asombro. Las paredes estaban cubiertas de sangres, algunas de ellas tenían inscripciones grabadas en una lengua que no entendían, el altar estaba roto por la mitad ¿cómo se podía haber roto de esa forma?, en las ventanas solo quedaban las vidrieras de color rojo y en el techo…ahí estaba lo peor. Fue lo último que alumbraron con la tenue luz de la linterna, pero fue suficiente para ver lo que había y ahogar un grito de terror. Allí arriba colgaban como murciélagos cientos de cadáveres que parecían observarlos con temor, conocedores de su destino. Creyeron oír un susurro que decía “huid” y sin pensarlo dos veces se dirigieron a la puerta pero no pudieron abrirla. Unas antorchas, hasta entonces ocultas por la oscuridad, se encendieron una a una como efecto dominó hasta hacer aparecer a un tipo con una capa larga cuya capucha ocultaba su rostro. Empezó a andar de un lado a otro, rodeando el espacio sin mirar a sus nuevos inquilinos.

    -Cuenta una vieja leyenda –empezó a narrar- que un convento derruido por el tiempo esconde un terrible secreto que acabará con el atrevido que ose adentrarse en sus entrañas. Dicen que dentro de dicho edificio se esconde una criatura maligna que despedaza los cuerpos de los curiosos, los quema, se los come y bla bla bla. –Empezó a reírse y se quitó la capucha dando lugar a una cara desfigurada.- ¿De verdad creéis en esos cuentos de abuela? La cosa por mi parte no va así, pero gracias a esas habladurías yo puedo conseguir lo que quiero, vuestras almas. ¿No habéis oído que la curiosidad mató al gato? –Volvió a reírse.- Bueno, bueno, bueno. Dejad de abrazaos como si fuerais críos, solo vais a sentir un terrible dolor y después se acabó todo.
    La criatura se fue acercando tranquilamente a ellos, disfrutando de su miedo, casi saboreándolo. Los jóvenes estaban con las espaldas pegadas a la puerta, asustados y con las lágrimas saltadas por las terribles palabras que ese ser. Cuando estaban a un paso de su final,  la criatura se arrancó la máscara de la cara dejando ver a otro de sus amigos que les dijo que no podía ir con ellos a investigar porque estaba malo. Los cuatro muchachos soltaron un gran suspiro mientras el otro moría de la risa. Estuvieron a punto de salir para marcharse de allí cuando algo le hizo darse la vuelta.
    -Tengo muy malos imitadores.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Book Tag: Liebster Award


¡Hola letreros! ¿Cómo empezasteis la semana? Espero que con mucha energía. Hace pocos días me nominaron a MI PRIMER BOOK TAG! ¿Qué os parece? Eso me puso muy contenta y la verdad lo veo como algo muy bueno para saber más de las personas que se “esconden” tras estos maravillosos blog. Por todo eso y más le tengo que dar las gracias enormemente a Iss que, a través de twitter, me nominó con su blog Pernoctando entre palabras. No olvidéis pasaros por su blog, ¿vale?
Bueno ahora paso a explicaros las reglas. Recuerda que si tu nombre o el nombre de tu blog aparece más adelante tienes que saberlas y seguirlas.
-Primero hay que agradecer al blog que te ha nominado y también hay que seguir a dicho blog. (Yo hago ambas cosas)
-Lo segundo es responder a las preguntas que te hace ese blog, que normalmente son 11. (Tenéis mis respuestas a las preguntas de Iss más abajo)
-Tercero, nominar a 11 blogs con menos de 200 seguidores. (Eso lo iré haciendo, como siempre, poco a poco)
-Cuarto, matarlos a preguntas. Hay que hacerles 11 cuestiones literarias que deben responder. (También tenéis mis preguntas más abajo)
-Quinto, avisarlos de la nominación por la red social que sea o directamente dejándoles un comentario en su entrada más reciente.
Eso fue todo. Fácil ¿verdad? Pues sin más demora aquí os dejo las preguntas de Pernoctando entre palabras y mis respuestas. A ver qué os parece.
1.¿Cuál es tu género favorito y por qué?
Mi género favorito es el fantástico ya que yo siempre vivo con un pie en la tierra y otro en la luna como se suele decir. Me encantan las historias en las que hay magia, cosas inexplicables… Nunca sabes por dónde va a salir la cosa y lo imposible se hace posible con una sencillez extraordinaria. Desde pequeña siempre me he decantado por la literatura fantástica y creo que eso no va a cambiar nunca.
2.Dime un libro que hayas odiado muchísimo y la o las razones que te llevaron a odiarlo.
No sé si he llegado a odiar algún libro (exceptuando los de instituto claro está), pero yo diría que Relatos de Edgar Allan Poe. Recuerdo que me compre el libro con mucha ilusión por cambiar de género un poco y salir de mi zona de confort digamos. A eso hay que sumarle que ya en primero de la eso mi profe de lengua nos leyó su relato de El gato negro (creo recordar que se llama así) y que me gustó. El caso es que empecé a leer el libro y a la mitad ya no podía seguir más. Se me hacía muy pesado, la letra tan pequeña y que no me gustaba. Se juntaba todo, aunque he de decir que a pesar de todo algunos finales si me gustaron y me sorprendieron mucho. Es el único libro que he sido incapaz de terminar. Puede que algún día lo retome. Lo dejo en el aire.
3.¿Autor o autora que adores con toda tu alma?
Tengo varios autores que me encantan dependiendo del género. Siguiendo la temática fantástica, me tengo que quedar sin duda alguna con Patrick Rothfuss. De los libros que me he leído, los suyos me han encantados (unos más que otros todo hay que decirlo).
4.¿Qué libro estás esperando a que salga a la venta con todas las ganas del mundo?
Estoy ansiosa por que salga el tercero de la trilogía de El nombre del viento, se llama Las puertas de piedra. Necesito saber qué pasa con Kvothe y cómo acaba todo, pero claro está para cuando salga me tendré que leer los dos anteriores para refrescar la memoria.
5.Trilogía favorita.
La pregunta anterior me delata. Me quedo con la trilogía de El nombre del viento. Para todos los que no os la hayáis leído o no sepáis de lo que va y os guste la literatura fantástica, la tenéis más que recomendada por mí. A pesar que aun no hay tercer libro, el autor sacó con un libro aparte La música del silencio basado en uno de los personajes de la saga.
6.¿Qué libro piensas que debería ser una lectura obligatoria para cualquier lector?
Esta es una pregunta difícil. Realmente ahora mismo no sé qué contestar. Supongo que debería ser un libro que llegara al alma del lector, que transmitiera algunos valores y enseñanzas. Con esto escrito se me ha venido a la cabeza El Principito, esa gran historia escrita para niños pero dirigida a los adultos por mi parte. Recuerdo haberla leído de muy pequeña, pero no entendí su significado hasta ahora. De hecho, debería seguir leyéndola una y otra vez para ir sacando más cosas. Ese libro es otra de mis recomendaciones para quien no se lo haya leído. Por mi parte es un clásico.
7.¿Qué opinas del precio de los libros en tu país?
En general estoy de acuerdo con los precios. Sí que es verdad que a veces le ponen un precio un poco elevado a libros que son pequeños, me refiero a los que tienen poca extensión. También hay que pensar en que escribir un libro, por muy corto o largo que sea, requiere un enorme trabajo y creerme que hasta que no se hace, uno no se da cuenta del esfuerzo que hay que hacer. Las ideas salen de la nada, pero darles forma, pulirlas y corregirlas requiere mucho tiempo.
8.¿Cuándo empezaste a engancharte a la lectura y con qué libro?
Sinceramente no lo sé. Lo único que puedo decir es que llevo leyendo desde que tengo uso de razón. No recuerdo cuál fue el primer libro que leí ni por qué cada vez fui leyendo más. Supongo que eso último me salió natural, porque me gustaban las historias que los autores contaban. El libro que más lejano leí que se me viene a la cabeza es La escalera torcida. En la portada había un dibujo de unas casas unidas una encima de otra por unas escaleras. Ya no me acuerdo de lo que iba, han pasado muchos años, pero si me acuerdo que el autor vino a firmar los libros y a mí se me olvidó coger el mío. En fin, cosas que pasan,¿no?
9.Cuéntame qué libro tienes en la estantería que deseas leer pero nunca encuentras el momento. ¿Desde cuándo lo tienes?
Pues tengo dos en espera y otros muchos vía pdf, pero en mi estantería el que quiero leer y no tengo tiempo es La Ilíada de Homero. Siempre he querido leerla pero no me atrevía por el tema de ser poesía, pero ¿quién dijo miedo? Lo tengo ahí esperando de hace un mes y si es posible pronto lo cogeré.
10.¿Por qué te gusta Blogger?
Me gusta Blogger porque me gusta el manejo que tiene, la facilidad de uso y sus múltiples estilos. Ya llevaba un año o así escribiendo cuando me decidí a publicar mis escritos por internet. Vi que sería una buena opción hacerlo con Blogger y la verdad que estoy muy contenta, tanto por la forma que le di a mi blog tanto por el crecimiento tan rápido que ha cogido en los dos meses que llevo. Así que aprovecho una vez más para dar las gracias a todos los que están detrás de la pantalla leyendo mis escritos.
11.¿Lectura actual? ¿Te está gustando?
Me estoy leyendo Yo antes de ti de Jojo Moyes y El grito de los murciélagos de Jesús Carnerero (tendréis la reseña de este último cuando acabe de leerlo). Por ahora ambas historias me están gustando. Del primer libro no llevo mucho, apenas el principio debido a que me lo compré recientemente. El otro llevo algo más y por el momento me estoy sintiendo identificada en algunos aspectos. Ya veremos qué pasa al final de los dos.
¡Y esas fueron mis más sinceras respuestas! Con eso ya podéis conocerme un poquito más en el ámbito literario. Ahora me toca a mí preguntar. A ver qué os parece:
1.¿Qué libro dirías que es la joya de la corona en tu estantería? ¿Es ese tu favorito?
2.¿Has dejado de leer algún libro? ¿Por qué?
3.¿Hay algún género que no te guste? ¿Cuál?
4.¿Qué libro quieres leerte con todas las ganas del mundo?
5.¿Hay algún libro que haya marcado tu vida? ¿Cuál?
6.¿Sobre qué hora te gusta leer (por la mañana, tarde o noche)?
7.¿Has intentado escribir como en los libros? ¿Qué te ha salido?
8.¿En qué te basas para leer un libro (te lo recomienda algún amigo, lo ves por internet…)?
9.¿Tienes algún libro firmado por el autor/autora? ¿Cuál?
10.¿Qué estás leyendo ahora? ¿Lo recomendarías?
11.¿Qué tipo de libros sueles leer?
Esas fueron mis 11 preguntas que os tocarán responder si vuestros nombres aparecen por aquí abajo. Si alguien quiere hacer este book tag me podéis dejar un comentario en la entrada (recordad que debéis tener menos de 200 seguidores y que tenéis que seguir mi blog).

Y los nominados son (redoble de tambor por favor):


domingo, 23 de octubre de 2016

Próximo lanzamiento: El duende negro

¡Hola letreros! ¿Cómo va el domingo? Por aquí en mi pueblo de Sevilla está lloviendo y como a mí me encantan los días así no podía estar más feliz. Bueno vamos a lo que vamos. Hoy el autor de este libro se puso en contacto conmigo y gracias a él he podido conocer a este "pequeño". La verdad es que a mi me ha llamado la atención, no sé qué pensaréis vosotros... A continuación la presentación:


"En el mundo en que vivimos es difícil distinguir la cordura de la locura"

No veas lo obvio... Nadie es lo que aparenta en la Institución Mental Jacinto Benavente

Entra en la cabeza de todos los personajes y descubre a "EL DUENDE NEGRO"

"7 días para crear el mundo..... 7 para destruirlo"

Un thriller que te dejará sin aliento y cambiará tu manera de pensar sobre la sociedad.

A finales de noviembre a la venta

Un abrazo muy fuerte. Nos vemos en las próximas entradas que os adelanto serán un book tag  (¡el primero del blog!) y un relato especial para Halloween.

sábado, 15 de octubre de 2016

Iniciativa Seamos Seguidores

    Hola letreros! ¿Cómo estáis? Antes que nada os deseo un buen fin de semana y que leáis mucho.
    Hoy me uno a esta fantástica iniciativa. Llevaba tiempo pensando en unirme y al final decidí hacerlo para dar un empujoncito a mi blog y conocer otros. Seamos Seguidores es una iniciativa para los blogs que acaban de empezar. Con ella digamos que promocionas tu blog y de paso conoces otros. Es una buena forma para inspirarse también ¿no creéis? Bueno sin más demora os explico cómo va la cosa.
    Es muy simple. Primero tenéis que seguir mi blog y después dejar un comentario en esta entrada con el enlace a vuestro blog, para que yo también os pueda seguir. Finalmente, solo tenéis que llevaros esta imagen y esta explicación a vuestro blog para que otras personas os puedan seguir y sepan que colaboráis con esta iniciativa, así podréis seguir también a los que os comenten.
    Espero vuestros cometarios con impaciencia. Y aprovecho de paso para animaros a seguirme a través de Twitter, instagram y mi página de Facebook. Tenéis los enlaces a vuestra derecha. Si no los veis tenéis que darle a ver versión web. Gracias a todos y que tengáis un gran día!

domingo, 9 de octubre de 2016

Reseña: El hechizo

-Título: El hechizo
-Autora: Ana Traves
-Número de páginas: 50
-Sipnosis: La vida del Rey Jorik estaba llegando a su fin, y su hijo, el Príncipe Adam, se iba hundiendo cada vez más bajo el peso de la gran responsabilidad que se le venía encima, Aunque no era esta última lo que más lo perturbaba… A lo largo de toda su vida había recibido una exquisita educación que lo convertía en un joven sobradamente apto para ocupar el trono de su padre, pero era la simple idea de perder a la última persona que le quedaba en el mundo lo que lo hacía sufrir de aquella manera.
Guiado por su miedo, Adam le pidió ayuda al hombre más cercano a su padre, el cual le abrió una inesperada puerta que daba lugar a una posibilidad que jamás se habría planteado para salvar la vida de Jorik, y para la cual tendría que contar con su demostrada habilidad para cazar bestias salvajes y monstruosas. ¿Es posible que el destino de las personas esté escrito desde el mismo momento en el que nacen? Y de ser así, ¿podría el fin de una vida dar paso a una nueva? ¿Podría lo imposible volverse posible?

-Opinión personal:

Debo empezar diciendo que, a pesar de tener 50 páginas, el libro me ha parecido corto. Me he quedado con ganas de más. Para todos aquellos a los que os guste la fantasía como a mi, es un libro que os recomiendo leer. De la trama os puedo contar poco más que nada porque en la sipnosis se explica muy bien. El Rey Jorik está agonizando y Adam, su hijo y futuro rey, sufre por su padre porque no quiere perderlo. Es entonces cuando se entera de una leyenda que puede ayudar a revivir a su padre, a curarle. Para ello tiene que matar a una criatura llamada estirge y arrancarle el corazón. En ese viaje conoce a Dena, una joven que vive cerca de la guarida de la criatura y cuya belleza no pasará desapercibida. Ya vendría el final, pero como siempre, no voy a revelar nada para no romper la magia. Solo os digo que la escritora os sorprenderá mucho, por lo menos yo me sorprendí con el final y me hice unas ideas que no eran. Aun así me gustó mucho. Si queréis leerlo podréis encontrarlo en amazon. Aquí os dejo el link👇

https://www.amazon.es/dp/B01LZS5HXS

Podéis seguirla en Twitter como: @TravesAna

Y os invito que os paséis a su increíble blog en: 

http://cuadernoavuelapluma.blogspot.com.es

Personalmente, yo sigo su blog y hasta ahora es uno de los que más me gusta. Así que no olvidéis de pasaron por ahí.

Un abrazo enorme letreros y que disfrutéis de lo que queda de domingo!

jueves, 6 de octubre de 2016

El destino de Elián

    En  la  oscuridad  se  escondía el  monstruo  al  que  todos  temían.  Su  túnica  negra  arrastraba  por  el  suelo  formando  un  silencio  ensordecedor  que  hacía  temblar  hasta  al  más  valiente.  La  capucha  ocultaba  a  aquel  horrible  ser  sin  rostro  en  cuyas  manos  esqueléticas  portaba  una  hoz  con  firmeza.  A  nadie  le  daba  tiempo  a  gritar  cuando  aparecía  y  decía  “tu  hora  ha  llegado”.  En  un  movimiento  rápido  y  hábil,  se  llevaba  el  alma  de  las  personas  y  los  cuerpos  caían  al  suelo  formando  un  horrible  estruendo.  A  veces,  alguien  lo  escuchaba  y  gritaba  “la  Muerte,  la  Muerte  ha  llegado”  antes  de  salir  corriendo  aterrado.  Puertas  y  ventanas  se  cerraban  a  cal  y  canto  inmediatamente,  pero  eso  no  importaba.  Entraba  en  las  casas  traspasando  las  paredes,  apagaba  las  velas  encendidas  que  velaban  por  las  personas  y  actuaba  como  si  no  hubiera  mañana,  porque  para  ese  ser,  el  tiempo  no existía. 

    Cuenta  la  leyenda  que  antes  fue  un  hombre  honrado  con  mujer  e  hijos  a  los  que  amaba  con  locura.  Un  día,  por  capricho  del  destino  o  más  bien  por  fuerzas  oscuras,  una  sombra  casi  sin  forma  apareció  en  sus  vidas.  Esta  fue  a  llevarse  a  su  hija  más  pequeña  pero  él  se  antepuso  .  La  sombra  le  ofreció  un  trato  :  su  vida  a  cambio  de  la  de  su  hija  .  El  hombre  aceptó  y  entonces  le  arrancó  el  corazón  para  guardarlo  en  una  caja  de  cristal  .  Acto  seguido  ,  incumplió  su  trato  llevándose  a  sus  hijos  y  a  su  mujer  ,  sin  darles  tiempo  a  llorar  la  pérdida  de  aquel  buen  hombre  . 

    Aquel  ser  oscuro  arrasó  con  el  poblado  entero  y   volvió  a  las  profundidades  contento  por  el  trofeo  que  llevaba.  Una  vez  en  su  trono,  hizo  aparecer  el  cuerpo  del  hombre  al  que  le  había  robado  el  corazón.  Con  su  poderosa  magia,  hizo  que  el  cuerpo  inerte  empezara  a  arrancarse  la  piel  hasta  solo  quedar  hueso.  Al  levantarse  no  podía  caminar  por  lo  que  una  enorme  y  brillante  hoz  apareció  en  su  mano  junto  con  una  larga  túnica  negra.   “Ahora  eres  mi  esclavo.  Me  traerás  las  almas  de  quien  yo  pida”.  Y  fue  así  cómo  un  hombre  puro  de  corazón  se  convirtió  en  un  monstruo,  en  un  ser  al  que  todos  temerían,  en  alguien  de  quien  todos  huirían,  en…  la  Muerte.  Dicen  que  la  sombra  sin  forma  guardó  la caja  de  cristal  en  un  sitio  secreto  para  que  jamás  fuera  encontrada,  ya  que  si  se  le  devolviera  el  corazón,  la  Muerte  desaparecería. 

    Tras  miles  de  años,  en  una  pequeña  ciudad  nacieron  dos  niños  destinados  a  ser  grandes  amigos.  Crecieron  en  un  barrio  marginado  socialmente,  pero  para  ellos  la  felicidad  estaba  en  la  riqueza  del  amor,  no  del  dinero,  y  de  eso  tenían  mucho.  A  pesar  de  no  haber  muchos  recursos,  uno  de  los  niños,  Elián,  era  muy  inteligente  y  astuto.  Después  de  las  clases  se  quedaba  un  buen  rato  en  la  pequeña  biblioteca  del  instituto  para  seguir  aprendiendo.  Le  encantaba  leer,  sobre  todo  literatura  fantástica.  Simón,  su  gran  amigo,  se  quedaba  con  él  y  dibujaba  los  personajes  de  los  libros  que  leía.  Tenía  verdadero  talento  y  soñaba  con  ser  un  gran  pintor  algún  día.  “Serás  el  orgullo  de  la  familia”  decía  su  madre  animándolo. 

    Una  tarde,  después  de  terminar  un  partido  de  baloncesto,  Elián  y  Simón  se  despidieron  antes  de  entrar  en  casa.  Aquella  misma  noche,  cuando  Simón  estaba  a  punto  de  meterse  en  la  cama,  sintió  que  la  habitación  se  enfriaba  cada  vez  más  y  que  se  sumía  en  la  penumbra.  “¡  Zas  !”  El  cuerpo  del  joven  cayó  al  suelo  formando  un  eco  en  el  silencio  de  la  noche.  Su  madre  corrió  a  ver  qué  pasaba,  y  al  ver  a  su  hijo  en  el  suelo,  se  tiró  a  su  lado.  Viendo  que  no  respiraba  ni  tenía  pulso,  lo  cogió  en  su  regazo  y  gritó  de  dolor.  Su  corazón  se  había  partido  en  mil  pedazos  y  no  podía  dejar  de  llorar.  Los  vecinos,  entre  ellos  Elián  y  sus  padres,  entraron  empujando  la  puerta  al  escuchar  el  escándalo.  Cuando  el  joven  vio  a  su  amigo,  se  alejó  corriendo  hasta  quedarse  sin  aliento.  Cayó  de  rodillas  y  empezó  a  llorar.  Su  padre  llegó  al  poco  tiempo  y  le  abrazó.  “No  se  ha  ido  del  todo.  Su  alma  siempre  estará  contigo  hijo,  con  todos  nosotros”.  

    Al  cabo  de  dos  días,  fue  el  entierro  de  Simón.  El  día  era  gris  y  las  nubes  amenazaban  con  llover.  Hacía  mucho  frío  pero  a  nadie  le  importaba.  Todos  estaban  cabizbajos  y  con  los  ojos  llorosos.  Cada  día  que  pasaba  era  aún  peor   que  el  anterior.  Nada  volvería  a  ser  igual  por  aquel  barrio. 

    Elián  se  evadía  más  y  más  en  la  lectura.  Un  día  pasó  por  una  librería  y  vio  en  el  escaparate  un  libro  sobre  la  Muerte.  Pasó  un  tiempo  hasta  que  pudo  comprarlo,  y  una  vez  que  lo  consiguió  lo  devoró.  Hubo  un  pasaje  que  le  llamó  mucho  la  atención:  “…  escondió  la  caja  de  cristal  con  el  corazón  en  un  lugar  secreto,  porque  si  alguien  lo  encontraba,  supondría  el  fin  de  la  Muerte”.  Sabía  que  era  una  leyenda,  pero  ¿y  si  fuera  verdad?  Y  en  ese  caso,  ¿dónde  estaría  la  caja  de  cristal? 

    Aquella  noche,  como  si  algo  o  alguien  lo  impulsara,  Elián  subió  a  la  azotea  del  bloque  de  pisos.  Se  apoyó  en  el  muro  y  estuvo  un  buen  rato  observando  las  estrellas.  Cuando  se  dio  la  vuelta  para  irse,  vio  que  del  cielo  descendía  algo.  Tenía  dos  enormes  alas  y  una  túnica  blanca  que  le  llegaba  a  los  pies.  Portaba  en  su  mano  derecha  un  enorme  cetro  con  una  esfera  azul,  el  mismo  color  que  le  iluminaba  por  completo. 

    - Sé  que  ahora  mismo  te  estarás  haciendo  muchas  preguntas,  pero  no  es  el  momento  de  responderlas.  Aquello  que  tú  crees  como  leyenda,  no  lo  es  Elián.  Tu  alma  rebosa  luz  y  tu  corazón  bombea  sangre  de  luchador.  En  tu  destino  está  escrito  que  seas  tú  el  que  derrote  a  la  Muerte.  Ya  sé  que  morir  es  algo  natural,  no  me  mires  así.  El  problema  está  cuando  la  gente  se  va  antes  de  tiempo,  como  tu  amigo  Simón.  No  debes  tener  miedo  pues  yo  te  enseñaré  todo  lo  que  debes  saber.  Por  favor,  vuelve  mañana  a  la  misma  hora.  

    Elián,  estupefacto  por  la  presencia  de  aquel  ser  y  por  la  idea  de  que  le  podía  leer  la  mente,  se  quedó  allí  parado  hasta  pasados  unos  minutos.  Tenía  que  asumir  lo  ocurrido,  pero  aún  así,  prometió  volver  mañana  y  juró  vengar  la  muerte  de  su  amigo.  Esa  noche  apenas  pudo  dormir.  Cada  vez  que  recordaba  las  palabras  que  le  había  dicho,  le  asaltaban  más  preguntas.  ¿Por  qué  él?  ¿Cómo  iba  a  derrotar  a  un  fantasma  o  lo  que  fuera?  ¿Y  cómo  iba  a  encontrar  esa  maldita  caja?  Se  sentía  muy  presionado  y  después  de  dar  muchas  vueltas  en  la  cama,  consiguió  quedarse  dormido. 

    A  la  siguiente  noche,  volvió  a  la  azotea  a  la  misma  hora  tal  y  como  le  dijo  aquel  ser  alado.  No  aparecía  y  Elián  se  cansaba  de  esperar.  Por  un  instante  pensó  que  quizá  se  hubiera  vuelto  loco  y  que  todo  lo  que  había  visto  era  solo  un  sueño.  Decidió  marcharse,  pero  cuando  estaba  a  dos  pasos  de  la  puerta,  cayó  al  suelo  inconsciente.  Al  despertarse  se  llevó  las  manos  a  los  ojos  para  protegerlos  de  la  intensa  luz  que  lo  cubría  todo.  Poco  a  poco  se  fue  acostumbrando  y  pudo  ver  lo  que  le  rodeaba.  Estaba  en  una  gran  pista  de  obstáculos,  o  al  menos,  eso  creía. 

    -Me  alegra  ver  que  has  venido  muchacho.  Empezaré  por  presentarme  antes  de  explicártelo  todo.  Mi  nombre  es  Rashel  y  soy  uno  de  los  guardianes  del  reino  de  los  cielos,  pero  ahora  seré  tu  maestro  y  protector.  Te  he  traído  a  la  sala  de  entrenamiento  para  formarte  y  bajo  ningún  concepto  podrás  salir  de  aquí.  
    -¿Por  qué  me  has  elegido  a  mí? 
    -Ya  te  dije  que  tenías  sangre  de  luchador  y  un  alma  pura.  Llevamos  siglos  esperándote.  Nuestro  poder  en  el  otro  lado  es  limitado  y  por  eso  te  necesitamos.  Ahora,  empezaremos  tu  entrenamiento  tanto  físico  como  intelectual.  En  una  batalla  no  todo  reside  en  la  fuerza. 

    Las  dudas  de  Elián  quedaban  poco  a  poco  resueltas.  Pasó  mucho  tiempo  entrenando  con  Rashel  hasta  que  pasados  varios  meses,  aquel  joven  se    convirtió  en  todo  un  guerrero.  Se  había  hecho  fuerte  como  un  roble  y  astuto  como  el  que  más.  Había  llegado  la  hora  y  lo  sabía.  Se  puso  la  armadura  que  le  había  dado  su  protector,  cogió  el  escudo  con  el  símbolo  de  un  árbol  y  la  reluciente  espada  forjada  con  la  piedra  más  dura  del  mundo,  el  ósjave. 
    -¿Cómo  voy  a  entrar  y  a  salir  de  allí?  Y  lo  más  importante,  ¿Cómo  voy  a  encontrar  la  caja? 
    -Paciencia  muchacho,  yo  me  encargaré  de  eso.  Una  vez  que  estés  allí  este  pequeñín  te  mostrará  el  camino.  Saluda  Lin.-  Un  pequeño  fénix  apareció  en  el  hombro  del  joven.-  Es  la  hora.  Buena  suerte  Elián. 

    El  joven  asintió  y  antes  de  poder  decir  nada  una  espesa  masa  lo  rodeó  sin  que  pudiera  ver  nada.  Cuando  se  disipó  pudo  ver  que  se  encontraba  en  una  especie  de  cueva.  Lin,  que  iba  en  el  hombro  de  Elián,  abrió  sus  diminutas  alas  y  alzó  el  vuelo.  En  ese  instante,  las  plumas  empezaron  a  arder  dejando  ver  el  camino.  Empezó  a  andar  siguiendo  al  ave,  pero  al  poco  se  oyeron  unas  voces  que  se  acercaban  a  ellos.  Rápidamente  se  escondieron  y  Lin  volvió  a  su  estado  original.  Viendo  que  el  peligro  había  pasado,  decidieron  continuar.  Elián  suspiró  profundamente,  tenía  un  nudo  en  el  estómago,  y  el  fénix  volvió  a  arder.  Al  recuperar  visibilidad,  vieron  que  un  perro  estaba  sentado  frente  a  ellos.  Empezó  a  gruñir  y  a  transformarse  en  un  horrible  monstruo  que  se  abalanzó  sobre  el  joven.  Se  protegió  con  el  escudo  y  sacó  la  espada.  Tras  un  breve  forcejeo  consiguió  derrotarlo. 

    -¡Intrusos!  ¡Intrusos! 

    Aquello  se  había  convertido  en  una  bomba  de  relojería.  Empapado  en  sudor  y  sangre,  corrió  siguiendo  al  ave  arrasando  con  todo  obstáculo  que  se  ponía  en  su  camino,  hasta  atravesar  casi  sin  darse  cuenta  una  pared.  Entraron  en  una  habitación  oscura  llena  de  espejos  en  cuyo  centro  se  encontraba  una  caja.  “Elián”  alguien  susurraba  su  nombre.  Sin  pensarlo  dos  veces  fue  al  centro  de  la  habitación  donde  estaba  la  caja.  Estaba  vacía. 

    -Joven  ingenuo  ¿De  veras  pensabas  que  te  lo  iba  a  poner  tan  fácil?-  Rió  irónicamente.  -  Que  empiece  el  juego. 

    El  suelo  tembló  bajo  sus  pies  y  cayó  junto  con  Elián  quedándose  inconsciente  al  chocar  contra  el  nuevo  suelo.  Lin  le  picaba  para  que  despertara,  sin  éxito.  Entonces  una  lágrima  brotó  de  sus  negros  ojos  y  se  filtró  por  los  poros  de  la  piel  del  muchacho  iluminándose  por  cada  herida  que  curaba.  Despertó  y  acarició  al  pequeño  pájaro  dándole  las  gracias.  Al  levantarse  pudo  ver  que  estaba  rodeado  de  sombras.  Se  puso  en  guardia  y  Lin  se  transformó  hasta  convertirse  en  un  enorme  fénix  que  lanzó  plumas  de  fuego  contra  aquellas  sombras  que  empezaban  a  acercarse.  Desaparecieron  al  momento,  al  igual  que  Lin  que  se  convirtió  en  cenizas.  “Volveremos  a  vernos  amigo”  susurró  en  su  mente  . 

    A  punto  de  enfundar  la  espada  vio  que  se  acercaba  otra  sombra,  pero  esta  era  diferente.  Tomó  la  forma  de  su  amigo  Simón  y  no  pudo  evitar  que  dos  lágrimas  cayeran  por  sus  mejillas  ahora  rojas  por  el  sofocante  calor.  Volvió  a  ponerse  en  guardia.  Sabía  que  no  era  el  verdadero  Simón  aunque  su  corazón  anhelaba  que  así  fuera.  Empezaron  a  luchar  y  Elián  no  hacía  más  que  recibir  golpes,  lo  que  fuera  aquello  sabía  su  punto  débil.  Recordó  entonces  su  juramento  y  la  rabia  avivó  su  fuerza.  La  pelea  cobró  intensidad  y  el  muchacho  fue  remontando  hasta  que  su  espada  atravesó  el  pecho  del  falso  Simón.  Una  luz  brotó  de  ahí  y  salió  una  caja  de  cristal  con  un  corazón  dentro.  La  cogió  y  al  darse  la  vuelta  vio  a  la  Muerte  delante  de  él,  pero  estaba  quieta. 

    -Tempus  fugit  Elián.-  Se  oyó  la  voz  de  Rashel.-  Date  prisa,  no  podré  retenerlo  por  mucho  más  tiempo. 

    Sin  más  demora,  cogió  el  corazón  y  se  lo  puso  en  el  pecho  rompiéndole  las  costillas.  El  tiempo  volvió  a  correr  y  el  esqueleto  cayó  hacia  atrás  soltando  la  hoz.  Tal  y  como  la  leyenda  contaba,  la  Muerte  volvió  a  su  forma  humana  y  tras  exhalar  un  pequeño  suspiro  desapareció.  

    El  árbol  del  escudo  empezó  a  brillar  y  Elián  fue  transportado  hasta  la  azotea  donde  había  empezado  todo.  Unos  destellos  de  luces,  como  estrellas  fugaces,  subían  al  cielo  hasta  desaparecer.  Se  levantó  y  se  asomó  al  muro  para  poder  contemplarlo  mejor. 

    -Son  todas  las  almas  que  habían  sido  retenidas.  Ahora  podrán  descansar. 
    -Rashel,  ¿se  ha  acabado  todo? 
    -Todo  por  ahora  muchacho.  Nuestros  mundos  están  en  continua  guerra,  pero  siempre  que  ganemos  no  habrá  por  qué  preocuparse.  Te  estamos  muy  agradecidos  y  por  eso  quiero  que  te  quedes  con  Lin.-  El  pequeño  fénix  volvió  a  aparecer  en  el  hombro  de  Elián  y  se  le  dibujó  una  amplia  sonrisa  en  la  comisura  de  su  boca.-  Por  cierto,  aquí  el  tiempo  no  ha  pasado  y  por  eso  vuelves  a  tener  tu  estado  físico. 

    Elián  se  miró  y  comprobó  que  era  verdad.  Cuando  levantó  la  vista  Rashel  ya  no  estaba,  pero  eso  no  impidió  que  mirara  al  cielo  y  le  diera  las  gracias.  Estaba  seguro  de   que  le  estaría  observando.  Giró  sobre  sus  talones  y  volvió  a  casa  con  su  nuevo  amigo  para  continuar  con  las  nuevas  aventuras  que  le  depararía  el  destino. 























martes, 4 de octubre de 2016

Blogger Recognition Award

    Hola letreros! ¿Cómo estáis? Espero que la semana os vaya muy bien. Por mi parte hoy estoy muy contenta porque Refugio de Letras ha sido nominado para (redoble de tambor por favor) los "Premios Blogger Recognition Award, los premios dardo".

    Es la primera vez que el blog es nominado a algo y eso me hace muchísima ilusión! Desde que tengo Twitter (@refugio_letras) se me están abriendo muchas puertas. Quiero dar las eternas gracias a Maite (@ArtemisaGlamour en twitter) por haberme nominado y os invito a entrar en su fantástico y currado blog. No hay desperdicio de tiempo lo prometo. Os dejo el enlace aquí abajo👇👇


    A continuación os paso las normas de la nominación. Estad atentos pues puede que alguno de vosotros seáis los siguientes en hacer esto.

     -Debéis escribir una entrada mostrando el premio.
    -Tenéis que agradecer a quien os haya nominado y dejar un enlace hacia su blog ( mil gracias de nuevo Maite y mucho éxito con tu blog).
   -Por último debéis seleccionar otros 15 blogs a quien queráis premiar (yo lo haré durante esta semana lo prometo).

    Sin más dilación mis nominados son:
















    Y estos son mis blogs elegidos. Algunos los tenía delante de los ojos y no los había visto, pero una vez entré me quedé prendida todo he de decirlo. Enhorabuena a todos los que estáis aquí porque bajo mi opinión os tenéis más que merecido este premio. Obviamente muchos otros nombres se merecían estar aquí pero no puedo escoger a más.

    Una vez más quiero aprovechar para dar las gracias a todos los que me leéis y me animáis a seguir a través de las redes. Sois muy grandes y me hacéis grande a mi también. Un enorme abrazo y nos vemos muy pronto con una nueva entrada: El destino de Elián.


sábado, 1 de octubre de 2016

Sentimiento agridulce

Cada vez que la veía sentía que su corazón se iba a salir del pecho. No podía dejar de mirarla, de quererla a escondidas. Ella, sumergida en su mundo, era una ignorante al no darse cuenta de nada. A veces sus miradas se cruzaban. A él le brillaban los ojos y por dentro sonreía. Ella, sin embargo, lo miraba normal y apartaba la mirada al instante. "Tengo la mala costumbre de enamorarme de quien no debo" pensaba el muchacho y volvía cabizbajo a casa con la sonrisa rota y el corazón inundado en lágrimas. Los años pasaban y el sentimiento era agridulce. Nada había cambiado ni lo haría nunca. En el fondo lo sabía, pero trataba de engañarse pensando en que quizá si se acercara la cosa cambiaría. Lo que no sabía era que ella tenía el corazón roto y que nunca más podría volver a amar.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Reseña: A corazón abierto

    -Título: A corazón abierto
    -Autor: José D. Martín
    -Número de páginas: 142
    -Sinopsis (cogida de Amazon): Sórdido, mujeriego, egoísta y pendenciero. Y eso que es el bueno. En su nueva novela, independiente del resto, Jonathan Silencio recibe una extraña llamada de socorro. Temiendo una trampa, pero tentado por la posible recompensa, el detective de lo paranormal se enfrentará a un caso en que los humanos serán los más peligrosos monstruos y también la única ayuda posible. Esta vez, saber la verdad le obligará a conocerse más a sí mismo. No será caso fácil.

    Bueno, hoy toca abrir una nueva sección en el blog que jamás pensé que la haría. Las reseñas, esas fantásticas opiniones que nos abren quizá otro mundo y que nos hacen decidir leer un libro o no y también dan a conocer a autores nuevos (o no tan nuevos). Me alegra deciros que empiezo este reto (y digo reto porque nunca he hecho una reseña) con este fantástico libro. Sin más preámbulos paso a explicaros un poco la historia, sin desvelaros cosas importantes para evitar aguar las sorpresas y comparto mi más sincera opinión.

    Calificaría al protagonista, Jonathan Silencio, como un personaje un poco peculiar, mujeriego como bien dice la sinopsis, un lobo solitario, precavido, astuto y una persona con muchos ases en la manga. Jonathan es un detective de lo preternatural y es llamado para un caso. Acto seguido recibe una fotografía en su móvil de una mujer con el pecho abierto a la que le falta el corazón. A pesar de que no se fía, va al lugar dónde le indica dicha mujer y ahí empieza la historia. Resulta que un tal Blackrose, director de películas de terror, quiere contratarle como consejero para sus películas debido a la experiencia del detective. Al principio se muestra reacio ante la idea pero el dinero se pone de por medio y acaba accediendo a la propuesta. En ese momento empieza su infierno que no se verá en su ecuador hasta que empiece a averiguar los secretos que encierra la casa en la que están instalados. Nicolás e Índigo, dueño de una taberna y guardaespaldas de Blackrose respectivamente, se convierte en un gran apoyo para él. Una mujer muerta en el parque con un hueco abierto y vacío donde tendría que estar el corazón, otra mujer (bruja wicca) del grupo de Blackrose con el mismo patrón…es solo una pequeña parte de esta gran trama que el autor ha sabido dar vida a la perfección. Para los que estéis preguntando, sí, hay espíritus y cosas sobrenaturales por todos lados, que dan ese toque de misterio que tanto nos gustan a algunos.

    A mi parecer, hay una cosa que me ha llamado mucho la atención y que no había tenido sensación con ningún libro (llevo leyendo desde que tengo uso de razón), y es que, muchas veces he sentido la historia tan cercana que parecía que el mismo escritor me la estaba contando. Ha sido increíble. También he de decir que es uno de esos libros progresivos, es decir, que empiezan algo así como normal pero que se vuelven intrigantes, muy intrigantes a cada paso que das y siempre te quedas con ganas de más. Aparte que más de un capítulo acaba con misterio y hace que te preguntes qué pasará ahora. Es uno de los rasgos que me encantan en los libros. También está lleno de sorpresas, la más grande que me he llevado es la que hay al finalizar la historia: José nos cuenta un poco cómo surgió esta historia y por mi parte me sorprendí cuando leí que había una leyenda tras esto. Otra gran sorpresa es que, al final del libro también, comparte con nosotros un pequeño relato que más tarde retomaría y se convertiría en A corazón abierto.

    ¿Queréis leerlo? Podéis encontrarlo en formato digital en:
https://www.amazon.es/Silencio-corazón-abierto-J-MARTÍN-ebook/dp/B01IE4IC5S/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1473171031&sr=1-1&keywords=silencio+a+corazon+abierto
Y lo encontraréis en Twitter como:
@lojuro×tatuaje

jueves, 15 de septiembre de 2016

Cuidado con lo que escribes

    El baño desprendía un fuerte pero agradable aroma a piña. Iba perfumando la casa como quien no quería la cosa, pero al llegar al salón, retrocedía al encontrarse con una varilla de incienso encendida. El humo de esta ascendía dibujando en el aire unos garabatos que emboban a quien lo viese. La estancia olía a iglesia, a las calles cuando era Semana Santa. Era un olor que penetraba en el interior y relajaba el cuerpo de tal forma que, el sueño se apoderaba del mismo. La televisión reproducía en un susurro un programa de cotilleos que ponían después de las noticias. A nadie le interesaba, pero como los habitantes de la casa se encontraban en el quinto sueño, no les molestaba. El reloj marcaba gustoso las horas y el tic-tac mantenía el estado de relajación en la sala. De repente, la lluvia quiso gozar de aquella tranquilidad y empezó a caer para sumirse en un profundo sueño, pero en vez de eso, realizó un largo viaje a través del subsuelo para forma una laguna en lo que en un futuro próximo sería una cueva secreta. Sus compañeras, celosas por ver a dónde llegaban, quisieron acompañarlas y poco a poco se fue formando una tormenta. Rafael despertó de su profundo sueño y al ver que el agua entraba por la puerta que daba al patio, la cerró. Cortó el paso al fresco que entraba manteniendo una agradable temperatura y la casa empezó a caldearse. Era mitad de septiembre y todavía hacía calor. A los ladrillos de la casa les costaba sudar para expulsar el calor y dejar que el frío cerrara sus poros. Rafael volvió a tumbarse en el sofá, pero solo consiguió un dolor de cabeza por lo poco que había dormido. Fue al baño y aspiró el olor a piña. Dejó que su olfato se embelesara un poco más y después se echó agua fría en  la  cara  para despertarse.

    En su habitación, decorada muy sutilmente, cogió un cuaderno y siguió escribiendo la historia que había empezado hace dos días. Estaba arropado por miles de frases y microrrelatos pegados con una chincheta en un tablón, que eran su fuente de inspiración, eran parte de él. Pasaba horas y horas sentado ante aquel moderno escritorio azul y blanco que le servía de base para sus ingeniosas creaciones. No solo le gustaba escribir, también le apasionaba dibujar los personajes de sus relatos y no lo hacía nada mal. Se sentía orgulloso de él mismo. La historia en la que andaba absorto, empezaba a tomar forma, y a cada palabra le gustaba más. A veces parecía que el lápiz se movía solo porque no le podía dar tiempo a escribir tan rápido y a pensar y procesar la información a la vez. Era algo mágico, como él.

    Una noche, cuando el sueño estaba a punto de cogerle, oyó un ruido que parecía salir de su libreta. Pensó que era cosa suya, del sueño, pero volvió a sonar. Se acercó hasta ella y la abrió. Una luz brotó de su interior y salió de allí para esparcirse por las cuatro paredes. Rafael se protegió los ojos con las manos para no quedarse ciego. Cuando pudo abrirlos de nuevo, se encontraba en una cueva con una laguna que ocupaba gran parte del terreno. Quedó boquiabierto y se pellizcó la mano para despertar, pero no, no era un sueño. Una nueva luz salió de un túnel que hasta entonces había pasado desapercibido. De él salió un hombre excesivamente alto con una túnica blanca que arrastraba por el suelo invitando al polvo a pasearlo por donde quisiera. Llevaba un cetro coronado por una esfera que brillaba. Esa debía de ser la luz que había iluminado el túnel. Sus ojos oscuros y serenos se fijaron inmediatamente en los de Rafael y este se sobresaltó. Quiso huir de allí temiendo lo peor, sin embargo, no había escapatoria. El gigante se dirigió hacia él y cuando llegó a su lado se agachó para escudriñarlo mejor. Le tocó el pelo con su gran mano y al hacerlo supo que era él. Volvió a levantarse y con su cetro le lanzó un rayó que, lejos de hacerle daño, le provocó cosquillas. Sí, no cabía duda de que era él, de lo contario… Murmuró unas palabras que Rafael no entendió y se vio de pronto rodeado por una burbuja que lo levitó hasta la altura de aquel hombre. El chico hizo preguntas que no fueron respondidas. “Quizá no me entienda” pensó, así que decidió callar y observar el camino. Llegaron a una gran zona habitada por una multitud de diferentes seres. Miró todo con detenimiento y no podía salir de su incredulidad. “No puede ser. Estoy en mi mundo” dijo en voz alta sin darse cuenta. Todos le miraron y le aclamaron cuando le vieron. Era como una especie de emperador y ellos, su séquito. El trayecto acabó en un sillón en lo más alto para que todos lo pudiesen ver. Dejaron a un lado lo que estaban haciendo y escucharon atentos las palabras del gigante que había conducido a Rafael hasta allí. No entendía nada de lo que estaba diciendo y empezaba a frustrarse. Un hada con cabeza de caballo le sirvió una copa que contenía un líquido verde azulado. Se lo tomó sin pensar y a los pocos segundos empezó a notarse mareado. Cuando volvió en sí, pudo entender al fin lo que decían pero la charla se terminaba.  Maldijo al caballo alado o lo que fuera y a su imaginación por crear criaturas tan horrorosas. Daba miedo mirarlos y aún más cuando ellos le miraban a los ojos. La burbuja volvió a envolverle y esta vez le llevó a una sala mucho más pequeña y aislada de los cotillas. Por primera vez el gigante se dirigió a él.

    -Soy Letroz. Estamos listos para luchar contra el mundo exterior y apoderarnos de él, mi señor.
    -¿Mi señor? ¡Solo soy un crío! No hay ninguna lucha, sois producto de mi imaginación. Yo os creé, no sois reales.- Decía casi sin pensar presa del pánico.
    -Sabemos que eres nuestro creador, por eso estás aquí. Debes librar la batalla que se avecina. Eres el único capaz de hacerlo. Eres el elegido.

    Rafael se quedó pensativo. Estaba perplejo. ¿Cómo iba un niño de diez años dirigir una batalla contra el mundo? ¡Contra el mundo! Eso era una locura, una misión kamikaze. Se tranquilizó un poco y una bombilla se le encendió encima de la cabeza.

    -Está bien. Primero debo volver a mi mundo para coger unas cosas y puede que así traiga noticias frescas. Si salgo ya, podré volver mañana sobre la misma hora.

    Letroz asintió y susurró otras palabras que tampoco entendió. La misma luz que había visto unas horas antes, apareció de nuevo para cegarle. Volvió a taparse los ojos con las manos y al abrirlos, estaba de nuevo en su habitación. El reloj marcaba la misma hora que cuando se había ido. Nada había avanzado. Miró a su cuaderno con temor y rápidamente se puso a escribir para acabar con su pesadilla. La mano le temblaba y requirió de toda su concentración para continuar. Estaba a punto de escribir que todo había sido un sueño, que todo era mentira, pero la luz volvió y una vez más Rafael fue teletransportado al mundo que había creado.

    -Nos has deshonrado.- Rugió Letroz.- Has intentado destruirnos, ¡eres un traidor! Serás castigado con El Agujero. No volverás a ver la luz del día, no comerás ni beberás, y tu cuerpo se pudrirá hasta que solo queden huesos.

    Ramón se horrorizó ante las terribles palabras del gigante. Deseó no haber escrito aquella maldita historia. En el futuro tendría más cuidado con lo que escribiera, si llegaba a hacerlo. Un centinela corpulento lo cogió con un solo brazo como si fuera un saco de patatas y lo encerró en un pozo sombrío y húmedo. La frialdad se calaba en su interior y le hacía tiritar como un condenado. “Jamás pensé que moriría tan pronto y en estas circunstancias” se dijo a sí mismo. Se acurrucó en sus rodillas y por su mente viajaron recuerdos alegres que le arrancaron lágrimas de tristeza. No sabía cuánto tiempo llevaba allí, pero le parecía una eternidad. El frío, el hambre y la sed se apoderaban de su pequeño cuerpo y sintió que desfallecía. Deseó que el tiempo en el mundo real siguiera su curso y lo buscasen. Así fue como esa noche su hermana pequeña, Abril, soñó con él y con lo que sucedía. Al despertar por la mañana, sus pies inconscientemente la llevaron a la habitación de su hermano. Vio en el escritorio un cuaderno antiguo que llamó su atención. Lo abrió y empezó a leer. “Rafael tiene mucha imaginación” pensó sonriendo. Al llegar al final se sorprendió al ver lo que había soñado esa noche. A pesar de ser tan pequeña, sabía que no podía ser una coincidencia. Su sonrisa se esfumó, cogió el lápiz y empezó a escribir para acabar las palabras que se suponía que quería plasmar su hermano. Cuando puso el punto y final, la insistente luz volvió una vez más para traer consigo a Rafael. Este, al verse liberado y al ver a su hermana, lloró de felicidad y la abrazó muy fuerte hasta que se quejó porque la estaba dejando sin respiración. Cogió el dichoso libro y lo quemó en el patio. Las hojas se redujeron a cenizas y fueron esparcidas por el viento, contando al mundo una increíble y escalofriante historia.

    Despertó de un sobresalto en mitad de la noche. Estaba sudando y tuvo que cambiarse de pijama. Giró su mirada hacia el escritorio. ¿Y si no había sido un simple sueño? ¿Y si había sido una premonición? Oyó un ruido que le puso los pelos de punta. Se tranquilizó cuando vio a su hermana pequeña detrás de la puerta. No podía dormir y quería quedarse con él, pero antes de volver a la cama, sin dudarlo dos veces, cogió el cuaderno y lo quemó ofreciendo al silencio de la noche, la luz de una bengala y el olor de una buena fogata. Con aquel acto, volvió a acurrucarse en la cama con su hermana, quien le pidió que le contara una historia de princesas. Fue así como Rafael, sin ser del todo consciente, se libró de un trágico final.

    ¿Si volvió a escribir decís? Puede que algún día cuando abráis un libro encontréis a Rafael y os acordéis de esta historia.